Museo cívico castillo Ursino -  castillo Ursino Catania - museos a Catania - monumentos Catania - lugares de interés a Catania - excursión cultural a Catania - acontecimientos a Catania

hotel catania

Hotel La Ville Catania

Museo Castillo Ursino

Choose your language:
 Italiano English
 French German

 Spanish

 
Via Monteverdi, 15 - Post code I-95131
Catania Sicily Italy
Tel. 0039 (0) 95 7465230 - Fax 0039 (0) 95 7465230  info@rhlaville.it

Reserva On-Line con la mejor tarifa garantizada!

 

Hotel - Residence - Habitaciones - Reserva - Ubicacion - Servicios - Reuniones - Ofertas - Catania - Contacto - Photo Gallery

 
 

El Museo Cívico, alojado en el corazón de la ciudad histórica dentro del Castillo Ursino, importante destino de estudios arqueológicos, históricos y de restauración, es el museo más importante de Catania por la cantidad y variedad de su colección.

Desde las tablillas de inspiración bizantina del siglo XV a los óleos sobre lienzo del siglo XIX, el museo presume de una riquísima pinacoteca, a la que se añaden numerosos restos arqueológicos de época helenística y romana, vasijas griegas, monedas griegas y romanas, portadas del siglo XIII y XV, grabados, estampas, paramentos litúrgicos y objetos artísticos ornamentales de diferentes épocas.

Por motivos técnicos, y por desgracia, actualmente puede disfrutarse sólo de una parte de la colección, que comprende, en cualquier caso, restos de gran valor.

La colección cívica, hoy alojada en las salas del Castillo Ursino, se compone de diferentes colecciones históricas adquiridas por donación del Ayuntamiento de Catania a lo largo de los últimos dos siglos. Entre estas, la colección del príncipe Ignazio Paternò Castello di Biscari y la colección benedictina son con seguridad las más amplias.

La colección del Museo nace en 1826, cuando Giovan Battista Finocchiaro entrega a la ciudad la propia colección de cuadros de las áreas palermitana, flamenca y napolitana.

En 1867 se adquieren numerosas obras a continuación de la supresión de las órdenes religiosas por la ley Siccardi, de modo que, inaugurado el Museo de la Ciudad en las salas del monasterio benedictino, el primer núcleo que constituía la colección cívica fue ampliado.

La colección del Monasterio de los Benedictinos, nacida en el siglo XVIII por obra del abad Vito Amico, pasa al Museo Cívico en 1867. Está formada en su mayor parte por restos griegos y romanos hallados durante excavaciones en la ciudad de Catania y adquiridos en Roma o Nápoles.

Entre 1927 y 1930, el entonces príncipe de Biscari, Roberto, junto a los otros herederos, dona a la ciudad la colección del museo Biscari, formada por restos del periodo helenístico-romano provenientes de excavaciones arqueológicas conducidas en la ciudad y por vasijas encontradas en las excavaciones de la antigua Camarina y adquiridas en Roma, Florencia y Nápoles.

La colección ha continuado enriqueciéndose en el tiempo, acogiendo los restos de las excavaciones arqueológicas de la ciudad.

Gran parte de la colección pictórica es fruto de donaciones de ciudadanos privados. En el primer decenio del siglo XX, el heredero del pintor catanés Michele Rapisardi dona, probablemente bajo el estímulo del entonces director del Museo, Francesco Di Bartolo, la colección compuesta por cuadros del mismo Michele y del padre Giuseppe además de obras de procedencia napolitana.

En los años treinta, son donadas al museo por el príncipe Roberto Biscari algunas obras pictóricas, por el músico Giovanni Bianca Gandolfo algunos cuadros de Gandolfo y por el ingeniero Francesco Mirone obras de los siglos XVIII y XIX.

El barón Giuseppe Zappalà Asmundo en 1934 dona algunos lienzos del periodo verista de la pintura siciliana. La colección continúa enriqueciéndose con donaciones y adquisiciones a lo largo de los años cuarenta y sesenta con las donaciones del ingeniero Natale Balsamo en 1947, de Maria Brizzi De Federicis en 1967, y de otros ciudadanos privados.

La colección comprende obras realizadas entre los siglos XV y XIX.

Del periodo renacentista el castillo custodia cuadros de Bernardino Niger, Luis de Morales y Antonello de Saliba.

Del periodo barroco están presentes obras de Pietro Novelli y Matthias Stomer (de la escuela caravaggesca).

No faltan obras de los artistas cataneses Sciuti, Rapisardi, Attanasio y Liotta. La “perla” del museo cívico, así como la definió el escritor Federico De Roberto, nativo de la ciudad, es ciertamente La Virgen en trono con niño de Antonello de Saliba.

En 1826 Giovan Battista Finocchiaro, presidente de la Suprema Corte de Justicia, dona a la ciudad de Catania, con el fin de embellecer la Casa Consistorial, su propia colección de cuadros celosamente guardados en su residencia, situada en el barrio Santa Ninfa de Palermo.

El ilustre personaje dio un fuerte impulso a la institución en la ciudad de Catania de una Pinacoteca, tras el ejemplo de aquella formada en Palermo en 1814 gracias a las donaciones del Príncipe de Belmonte.

De la colección forman parte ciento veintitrés cuadros de finísima factura, procedentes del área palermitana, flamenca, napolitana y genovesa.

Entre los cuadros de la colección, de notable valor son el San Cristóbal de Pietro Novelli, algunos cuadros de Gaspare Serenario, atribuidos por el mismo Finocchiaro, y el Cristo vejado de Stomer.

En el periodo siguiente al terremoto de 1693, que destruyó la ciudad de Catania, el Príncipe Vincenzo de Biscari, padre de Ignazio, comenzó a recuperar, de entre las ruinas de las excavaciones, mármoles y restos medievales y renacentistas.

Tras los descubrimientos de Pompeya, Paestum y de Herculano en el siglo XVIII, se desató en toda Europa la pasión por la arqueología, a la que el Príncipe Ignazio Paternò Castello di Biscari no se sustrajo.

En 1758 se inauguró el Museo Biscari, en el que confluyen todos los restos que el ilustre personaje encontró en las excavaciones que supervisaba en la val de Noto y en la val Demone y las adquisiciones que llevó a cabo en los anticuarios napolitanos y romanos.

El Museo se dividía en dos secciones: el Museo de Antiquariado, que custodiaba los restos arqueológicos, y el Gabinete de historia natural, que recogía fósiles, conchas, ámbar y otros restos naturales. Tras la muerte del Príncipe, el estado de degradación de la colección del Museo Biscari era tal que, entre 1927 y 1930, fue donada por los herederos al Municipio.

La colección de los Benedictinos está unida a la actividad desarrollada por los padres benedictinos Vito Maria Amico, intelectual entre los más prestigiosos de Sicilia y docente de historia civil, y Placido Scammacca, que en la segunda mitad del siglo XVIII dieron inicio a la colección de vasijas y bronces antiguos, restos de época romana, cuadros del siglo XVIII y “curiosidades de historia natural”.

La colección, custodiada en el convento de San Nicolò all’Arena, competía en valor y vastedad con la de los Biscari. En 1867, con la supresión de los conventos por obra de las leyes Siccardi, se instituyó el Museo Cívico en las salas del monasterio que hoy ocupan las “Bibliotecas reunidas Cívica y Ursino Recupero” y la colección benedictina se convirtió en colección cívica.

Tras los terremotos de 1693 y de 1818 el castillo sufre notables daños. En 1837 el edificio, que cambia de nombre a Fuerte Fernando, ya parcialmente utilizado como prisión, sufre una intervención que le cambia la disposición original para ser reutilizado militarmente.

En 1860 es destinado a cuartel. En el patio, sobre la fachada meridional, todavía pueden verse los graffitis de los prisioneros.

En 1934, cuando el castillo se convierte en museo, se restaura con una intervención de reconstrucción dirigida a modificar el estilo arquitectónico suebo. De la comisión de restauración formaban parte el ingeniero Ercole Fischetti y el arquitecto Francesco Fichera, alumno de Ernesto Basile, exponente destacado del estilo Liberty en Sicilia.

La intervención de restauración de 1934, en línea con las transformaciones estilísticas de la época, no fue ciertamente ejecutada según los principios que guían la restauración moderna.

Sin embargo, es necesario evaluar de forma positiva el intento de sacar a la luz algunas partes de la estructura original: en la planta baja, en la gran sala septentrional , se abolieron las divisiones interiores y fueron recuperados a la vista las bóvedas de crucería y la puerta ojival de acceso al patio; fueron demolidos los muros divisorios del salón meridional, perdiéndose las bóvedas de arcos rebajados que sostenían, y del lado occidental, que había sido dividido en establos, cocina y escalera para la prisión que se encontraba debajo.

En la Sala del Parlamento se liberó la gran bóveda de medio cañón que sacó a la luz los huecos para el encaje de las vigas del techo de madera del Cinquecento.

En 1934 se cumplieron algunas reedificaciones de la estructura, alterando la disposición del castillo fruto de estratificaciones, por ejemplo, fue reconstruida de nuevo la perdida bóveda gallonada de la torre sud-occidental.

En el salón occidental se construyó una ventana de tipo ojival y se retiró la escalinata del siglo XIX que conducía al piso superior. Bajo esta escalinata se encontró una escalera en rampa que se remonta quizás al siglo XVI. Sobre la fachada oriental interna se cerraron las balconadas que se asomaban sobre el patio (dieciocho en tres alturas) y reducidas a ventanas cuatro de las aperturas del segundo nivel.

La sala del lado oriental, que se reconoce desde el exterior por la estrella de cinco puntas, fue privada de la decimonónica bóveda de única luz, y sustituida por un techo de madera. La escalera externa que conduce del patio a la Sala del Parlamento, construida en el siglo XVI, fue rehecha en estilo gótico-catalán, de manera que aparece como una única rampa que apoya sobre un arco con paramento en piedra calcárea.

Museo Cívico del Castillo Ursino: Plaza Federico de Svevia Tel 095 345830 Fax 095 7233568 Horario de apertura: de lunes a sábado 9:00h./13:00h. domingo y festivos cerrado Entrada: entrada gratuita. El horario del museo y el precio de las entradas pueden estar sujetos a cambios

 
 
 
 
Catania Hotel Residence La Ville - Via Monteverdi, 15 - Post code I-95131 - Catania Sicily Italy
Tel. 0039 (0) 95 7465230 - Fax 0039 (0) 95 7465230 - VAT 03634070878 - info@rhlaville.it
La Ville Catania Hotel Residence © 2008 - Links:   a - b - c - d - e - f -g - h - i - l
Choose your language:   Italiano   |   English   |   French   |   German   |   Spanish